ÚLTIMAS RESEÑAS AÑADIDAS



IMM 1 - UN DÍA EN LA FERIA DEL LIBRO DE MADRID 2013


Hola amig@s!!  En este espacio encontraréis cada cierto tiempo diversas entradas donde me gustaría plasmar algunas de mis últimas adquisiciones o, cuando los haya, de mis 'días literarios'.

En esta ocasión estrenamos la nueva sección coincidiendo con la 72ª edición de la Feria del Libro de Madrid. Y, por fin, decidí visitarla junto a mi chica, movidos por nuestra pasión a la lectura y también debido a la presencia de uno de mis escritores favoritos (sino el mejor) Santiago Posteguillo.

Debo admitir que tardé en descubrir sus obras, pues fue un 6 de Enero de 2010, cuando Ainhoa (mi chica) me regaló Africanus y Las legiones malditas, y un 5 de Junio del mismo año me decidí a sumergirme en sus primeros capítulos para un par de días más tarde darme cuenta de que no podría volver a soltar ninguna de sus obras.

Así pues, con la Feria del Libro y Santiago Posteguillo en el horizonte, planificamos pasar el Domingo 2 de Junio entre libros y naturaleza, una mezcla que a priori ya prometía. Unos días antes de tan ansiada fecha, decidí bucear por internet para saber que opinión tenía la gente de la feria de este año, cuando, sin querer, me topé con una feria fija e inamovible de libros antiguos y de ocasión situada en la Calle de Claudio Moyano (más conocida por los bibliófilos como Cuesta Moyano), donde, comentaban, se podrían encontrar libros de 1 a 5€, así que, sin dudarlo, lo añadimos a nuestra lista de tareas para realizar el Domingo.


Cuesta Moyano famosa por las casetas de venta de libros (muchas de ellas de libreros de viejo, o de segunda mano) que están instaladas junto a la verja del Jardín Botánico. La calle comunica el Paseo del Prado con el parque del Retiro y actualmente está peatonalizada. Recibe su nombre del político zamorano Claudio Moyano, autor de la Ley de Instrucción Pública de 1855 y que tiene una estatua de bronce en el arranque de la subida. Al final de la cuesta hay otra estatua dedicada al escritor vasco Pío Baroja. Esta estatua broncínea anteriormente estaba situada en el interior del Parque del Retiro.


INICIO DEL DÍA: CUESTA de MOYANO

Ante la imposibilidad de aparcamiento por el centro de Madrid nos decantamos por coger el tren en Coslada, con lo que por 7€ tuvimos ida y vuelta y sin preocupaciones y solo 20 min por viaje!.
Cargados con una bandolera, que más tarde me quedaría pequeña para tanto libro :p, a las 10:15h salimos de la estación de Atocha y encaramos la tan curiosa Cuesta de Moyano con una mínima esperanza de encontrar algo jugoso, pues suponíamos que en una primera visita iba a ser complicado competir con tanto bibliófilo especializado.

Cada uno con sus gustos literarios por bandera en mente, yo con mis novelas históricas (con gran predilección por la época romana) y Ainhoa con su amplio género fantástico.
Nuestra primera visión fue realmente agradable, Ainhoa me miró y ambos sonreímos, no era una apreciación solamente mía, aquello tenía una muy buena pinta.

Casetas (tipo kiosko) hechas en madera pintadas de un color azulado y que te transportaban directamente a los inicios del siglo XX. Con unas mesas (elaboradas con el antiguo sistema de tablón y caballetes) frente a cada una de las 30 casetas, y que todavía estaban siendo rellenadas por sus dueños ya que hacía bien poco que habían abierto sus puestos. Dimos tiempo a que nuestras 'victimas' se posicionaran en sus puestos, yo con la caseta número 15 en mi cabeza, pues decían que era la que más variedad y calidad ofrecía.

Tanto Ainhoa como yo no podíamos saltarnos ni una sola mesa, para unos amantes de la literatura como nosotros ver tanto libro bien puesto y a semejantes precios era todo un reclamo. 


El sol parecía nos iba a acompañar durante el día, y el calorcito hacía todavía más agradable nuestro viaje entre tantas encuadernaciones y títulos. En la primera mesa no perdimos mucho tiempo, pues estaba formada de libros más nuevos, tanto en fecha de publicación como en estado, y en los que podías ahorrarte algunos euros, pero ese no era nuestro fin. Sabíamos a lo que veníamos aunque dudábamos de poder lograrlo.

La segunda mesa hizo esfumarse todas esas dudas, me encontré con la primera gran oferta:

2 libros 1€
5 libros 2€

leí el cartel dos veces, miré a Ainhoa y con una leve sonrisilla me dijo que sí con la cabeza, eso buscábamos, de ahí podría salir algo bueno. ¿Bueno? En mi primera ojeada al montón de libros, dispuestos con los títulos a la vista, localicé uno de los libros más valorado para cualquier amante de la literatura historica romana, Yo, Claudio, allí estaba, esperando a que lo sumara a mi biblioteca particular. Lo cogí entre mis manos y aunque parecía un poco deteriorado enseguida observé que se trataba de una edición de 1978, por lo que su estado, pese a su longeva vida, pasaba a estar impecable. Aferrado a mi ejemplar de Yo, Claudio me dispuse a encontrar otros 4 libros para completar esos maravillosos 2€ :p
Esto fue lo que Ainhoa y yo  seleccionamos de aquel montón de libros.


- Yo, Claudio de Robert Graves
Rey Jesús de Robert Graves
- Aníbal de Gisbert Haefs
- Alguien voló sobre el nido del cuco de Ken Kessey
- Los elfos de Cintra de Terry Brooks
¡¡Todos ellos por 2€!!

Con nuestros libros en una bolsa seguimos echando un ojo por los puestos, ya satisfechos con el botín que llevávamos para ser nuestra primera visita. Llegamos a la famosa caseta 15 y nuevamente nos sorprendimos gratamente. Su mesa estaba vacía pero el dueño, un señor mayor vestido con una bata azul marino y un birrete que acompañaba al antiguo estilo del lugar, se encontraba frente a su puesto, a la sombra, sentado en un taburete y rodeado de un gran corrillo de gente, jóvenes y mayores, el señor, iba sacando libros de unas cajas de cartón a la vez que los iba colocando en unas pilas clasificándolos por su temática. La puesta en escena y la confianza con que la gente casi le quitaba los libros a medida que estos veían la luz hacía pensar que esta actividad era normal y cotidiana en aquel puesto. Mientras que a los pies de estos bibliófilos se iban formando unas torres de Babel, formada por tomos diversos, que parecían ir perdiendo su verticalidad.



Tan absortos estuvimos en nuestro mundo que cuando me dio por mirar la hora tan sólo faltaban 20min para que Posteguillo iniciara su actividad y ante la incertidumbre de no saber como nos encontraríamos el lugar, y temiendo que se formara una cola de proporciones bíblicas decidimos dejar la Cuesta de Moyano por hoy, ya habrían nuevas oportunidades de volver a visitarla, que me temo no será dentro de mucho ;)

Caminamos pues, destino a la caseta 207, el maestro de maestros nos esperaba.



FERIA DEL LIBRO; SANTIAGO POSTEGUILLO

Tras pasar por el curioso e inquietante Ángel Caído nos encontrábamos a 100 metros del inicio de la feria y ya se palpaba el ambiente. El día acompañaba a pasear con la familia por el Retiro y de paso iniciar a los niños a una actividad que cada vez se está perdiendo más, la lectura.
Nos encontrábamos a la entrada del evento y, la verdad, impresionaba, hasta lo que alcanzaba la vista todo eran casetas llenas de cientos de libros de toda temática. Pero por ahora, solo una obsesión cabía en mi pensamiento, encontrar la caseta 207, después... ya veríamos después.


Las 11:55 (la firma empezaba a alas 12h) y allí estaba yo, frente a la ansiada caseta, adornada, como no, por decenas de ejemplares de la bibliografía de Santiago. Una pareja adquiría su última novela, La noche en que Frankenstein leyó el Quijote, un ensayo sobre las curiosidades más desconocidas de los éxitos narrativos de la historia de la literatura, mientras preguntaban:

- ¿Y falta mucho para que venga Santiago?
- No señores, debe estar al caer.

Momento en que decidi sacar el libro que había traído para  la ocasión, el afortunado había sido Los asesinos del emperador. En cuestión de 2min, el maestro apareció por la puerta trasera de la caseta. No podría creerlo, allí estaba y tan solo tenía delante de mi a la impaciente pareja. Posteguillo tomó asiento y cogiendo el recién adquirido tomo que la pareja de lectores había comprado les preguntó su nombre, mantuvieron una breve conversación ocasional y convencional y tras un apretón de mano era mi turno.

Alargué mi brazo para pasarle el libro, sin saber bien qué decir ni por donde empezar, supongo que esto pasa cuando admiras a alguien. Yo, que precisamente no se pueda decir que sea muy tímido, me encontraba en una situación extraña para mí, una de las pocas veces en mi vida que no sabía que decir. Él me pregunto mi nombre, yo contesté rápidamente: Àlex.
A partir de ahí, pareció conocerme de toda la vida, él se encargó de iniciar una conversación de casi 15min. con el libro abierto, sin escribir y mirándome a los ojos, ese fue un detalle que valoré mucho, pues en otras firmas a las que asistí (no de tanta importancia por supuesto) los autores van a por faena sin ni siquiera mirar a la cara de quién se ha leído sus libros o sigue su trayectoria.



- Y bien, Àlex, ¿lo has leído ya? 
- No, todavía no, actualmente estoy disfrutando de La traición de Roma (tercer tomo de su Trilogía de Escipión).
- Ah! Perfecto! ¿Y que te está pareciendo?
- Sencillamente absorvente, quizá el que más me está gustando de los tres.
- Pues ¿sabes? para la mayoría de mis seguidores y de la crítica es el peor de los tres. Yo no opino lo mismo, al igual que tú, es el que más me gusta y del que más orgulloso me siento. ¿Leerás este al terminar? o descansarás con otro estilo.
- No, tomaré una pausa pero no por cansancio, me gusta leerlas del tirón, los tres tomos seguidos. ¡Si aguanto la impaciencia!
- No te preocupes  el Lunes pasado terminé de escribir el segundo tomo, que saldrá a la venta el 3 de Septiembre, y el Miércoles empecé las primeras páginas del cierre de la trilogía de Trajano.
- ¿Hay alguna idea aproximada de la fecha de ese tomo?
- Calculo que para el 2015, pero no se lo digas a nadie (y sonrió). Bueno, pues creo que ya tengo tu dedicatoria...

Pasaron unos minutos, en silencio, mientras hacía fluir su bolígrafo sobre la primera hoja de mi libro, de su libro.


Tras la firma hablamos un rato más, se le veía relajado, tranquilo, a gusto. Y yo, por supuesto, ¡cada vez más! Mientras Ainhoa tomaba algunas fotos de lejos, y con la confianza que en tan poco tiempo él me había mostrado me animé a preguntarle;

- ¿Sería mucho pedir poder hacerme una foto contigo?
- ¡Por supuesto que no!, mira, vamos a hacer una cosa, pasa dentro de la caseta y así saldrá mejor.

Y, tras echarle una mirada a una de las azafatas que lo custodian, se levantó y me indicó que pasara. Yo encantado accedí.



Tras la foto solamente quedó darle las gracias por animar tantos momentos, difíciles últimamente, con sus libros y animarlo a que no se detuviera con la trilogía de Trajano. Nos despedimos con un apretón de manos y con mi aviso, que no amenaza :p, de qué en Septiembre nos veríamos de nuevo con su nueva obra Circo Máximo.

Al emprender de nuevo el camino feria arriba por los altavoces una persona anunció:

-...en la caseta 207 firma libros Santiago Posteguillo...

E inmediatamente una marabunta de lectores se congregó alrededor del lugar. Mi reloj marcaba las 12:17h. Definitivamente, era mi día de suerte había encontrado unos buenos libros por 2€ y no solo me llevaba la firma de Santiago en mi libro sino que había mantenido una grata conversación con él, ese hombre tenía la habilidad de hacerte sentir un seguidor especial, no uno más, ese hombre posiblemente habría cambiado mi vida si hubiese sido mi profesor de Historia. Ahora quizá sería historiador o arqueólogo. 

El resto del día transcurrió tranquilo, con la firma en mi bandolera, rodeado de libros, de naturaleza y con la mujer a la que quiero. Que poco se necesita para ser feliz.




0 comentarios
COMENTA CON TU CUENTA DE GOOGLE PLUS
COMENTA CON TU CUENTA DE BLOGGER

0 comentarios :

Publicar un comentario

Seguidores

Alternativa para hacerte seguidor del blog

Haz click aquí para seguirnos.

Síguenos en...





Bloglovin'
Follow on Bloglovin

Goodreads


Conócenos...

Somos dos las personas unidas por este blog (y por la vida :p)


Ainhoa: Lectora empedernida de novela juvenil, fantástica y romántica. Adicta a la moda y su mundo. Me encantan las manualidades. Imaginativa y tímida.

Àlex: Apasionado de la novela histórica, no me cierro al resto de géneros. Lector sin fronteras :p Fanático del cine. Intento de escritor, dibujante y adicto al footing.

Éste es nuestro blog y aquí pretendemos que te encuentres como en casa ;)

Bienvenid@!


Àlex leyendo...



32 de 320 páginas.
10% leído!

Reseñas pendientes:


- Los caminantes

Ainhoa leyendo...



120 de 377 páginas.
32% leído!

Reseñas pendientes:


- Mystic City 2 - El último corazón

- La última noche en Los Ángeles

- Galerías Velvet, el origen

Colaboran el el blog...

Si eres editorial o autor y quieres

colaborar con nosotros escríbenos:

elanaqueldehypatia@gmail.com



































Iniciativas



Afiliamos?