ÚLTIMAS RESEÑAS AÑADIDAS



MI AÑORADO DÍA DE SANT JORDI



Hoy, día 23 de Abril, Ainhoa me ha cedido el blog y su entrada para poder hablaros sobre un día muy especial para mi. El Día de Sant Jordi, como bien sabéis soy catalán (que no independentista :p) residente en Madrid desde hace unos cuatro años, podría decirse que una de las festividades que más extraño es la que hoy alegra el corazón de miles de catalanes. No es sólo el recibir un libro o una rosa (indistintamente de si eres hombre o mujer) sino ese aroma a festivo (aún trabajando), ese ambiente que se respira en cada esquina de tu ciudad, o incluso ese pan que emula la senyera y que con su sabor a sobrasada y queso es capaz de hacerte derramar alguna lagrimilla :p


Muchos de vosotros os preguntaréis... ¿Porqué una rosa y un libro? Pues bien, aprovechando la ocasión y el medio (qué mejor que contar esta leyenda que en un blog literario!) os contaré la gran aventura del caballero Jordi (o Jorge) y el inicio de esta gran festividad catalana (entre otros lugares), deseo os guste.

Sant Jordi, San Jorge en castellano, es el patrón de Cataluña desde 1456, y el de Aragón, pero también de Inglaterra, Portugal, Bulgaria, Etiopía y Georgia. Se hizo famoso en toda la Europa Medieval gracias a los milagros que de él contaba la Leyenda Aurea, un compendio de vidas de santos y mártires recogidas por el monje Jacobo de Vorágine en el siglo XIII, pero se sabe que ya era venerado cuatro siglos antes.
De la famosa gesta de San Jorge y el dragón hay tantas versiones como lugares de veneración. En Catalunya se cuenta esta leyenda de Sant Jordi:
Cuando el terrible dragón avanzaba hacia ella, surgió entre la bruma un hermoso caballero vestido de blanco sobre un caballo blanco que arremetió contra la bestia. El animal, herido, se sometió al caballero, que le ató al cuello un extremo del cinturón de la princesa. La dama tomó el otro extremo del cinturón y, para pasmo de los pobladores de Montblanc, condujo al dragón como a un perrito hasta la puerta de la ciudad. Allí, a la vista de todos, el caballero remató a la bestia de un certero golpe de lanza. Dicen unos que el dragón se fundió y fue absorbido por la tierra. Cuentan otros que un gran charco de sangre se formó a los pies del caballero. Sea como fuere, en aquel mismo instante creció un rosal y de sus ramas brotaron rojas rosas. Jorge, o Jordi, o George, o Giorgios, que es como se llamaba el caballero, obsequió a la princesa con una de esas rosas.Según la tradición, la villa de Montblanc estaba siendo aterrorizada por un colosal dragón. La bestia se había instalado a las afueras del pueblo, infectando el aire y el agua con su aliento apestoso y causando estragos entre el ganado. En su búsqueda de alimento, cada vez se aproximaba más a las murallas, por lo que los vecinos tuvieron que buscar una forma de mantenerlo apartado. Empezaron dándole de comer ovejas; cuando éstas se acabaron, siguieron con los bueyes, y luego con los caballos. Y por fin no tuvieron más remedio que sacrificar a los propios habitantes. Se metieron los nombres de todos en un puchero, también el del rey, y el de su hija la princesa, y cada día una mano inocente decidía quien moriría la mañana siguiente. Y una tarde la escogida fue la princesa. Dicen unos que el rey lloró y suplicó a sus súbditos por la vida de su hija, pero que de nada le sirvió, ya que no era el único padre desconsolado. Cuentan otros que el rey entregó a su hija con valentía y entereza. Sea como fuere, la joven salió de las murallas y se dirigió hacia su triste destino.

Semejante gesta hizo que el santo caballero alcanzase fama y popularidad durante la Edad media, y que fuera escogido patrón de la caballería y la nobleza.


La Feria de las Rosas

No se sabe con certeza cuándo se empezaron a regalar rosas el día de Sant Jordi. Hay constancia de que en el siglo XV, en Barcelona, era costumbre entre la nobleza acudir a misa a la capilla de Sant Jordi, en el Palacio de la Generalitat, y de que en esa misma plaza se celebraba la Fira de roses (Feria de rosas), una vieja fiesta en la que los hombres regalaban rosas como prueba de amor, un antecedente del actual San Valentín.
Probablemente el origen de la Fira esté en las ofrendas florales que los romanos hacían en mayo, con ocasión de los fastos de la diosa Flora. La rosa roja simboliza la pasión, y la espiga que a veces la acompaña, la fertilidad.
La rosa se unió a Sant Jordi, y hoy en día perdura la costumbre de regalar una rosa con una espiga. Y además, un libro.
Como veis, parece que los romanos vuelven a hacer acto de presencia, esta vez para instaurar en la sociedad catalana una costumbre que perdura durante siglos, ¡bravo por ellos de nuevo!

¿Y vosotros? 
¿Qué libro o rosa regalaríais?
¿A quién?

2 comentarios
COMENTA CON TU CUENTA DE GOOGLE PLUS
COMENTA CON TU CUENTA DE BLOGGER

2 comentarios :

  1. que entrada mas instructiva... gracias

    ResponderEliminar
  2. Hola! Como nadie me ha regalado un libro por Sant Jordi decidí regalarmelo yo jeje, me autoregale Apaches.

    Un saludo y me quedo en el blog, vengo de parte de la iniciativa.

    ResponderEliminar

Seguidores

Alternativa para hacerte seguidor del blog

Haz click aquí para seguirnos.

Síguenos en...





Bloglovin'
Follow on Bloglovin

Goodreads


Conócenos...

Somos dos las personas unidas por este blog (y por la vida :p)


Ainhoa: Lectora empedernida de novela juvenil, fantástica y romántica. Adicta a la moda y su mundo. Me encantan las manualidades. Imaginativa y tímida.

Àlex: Apasionado de la novela histórica, no me cierro al resto de géneros. Lector sin fronteras :p Fanático del cine. Intento de escritor, dibujante y adicto al footing.

Éste es nuestro blog y aquí pretendemos que te encuentres como en casa ;)

Bienvenid@!


Àlex leyendo...



32 de 320 páginas.
10% leído!

Reseñas pendientes:


- Los caminantes

Ainhoa leyendo...



120 de 377 páginas.
32% leído!

Reseñas pendientes:


- Mystic City 2 - El último corazón

- La última noche en Los Ángeles

- Galerías Velvet, el origen

Colaboran el el blog...

Si eres editorial o autor y quieres

colaborar con nosotros escríbenos:

elanaqueldehypatia@gmail.com



































Iniciativas



Afiliamos?